Historias

Mar Padeletti – Essentialquimia

Marcia recibiendo plantas para destilar

Nueva Zelanda nos juntó allá por el 2014… pocos meses pudimos compartir, lo suficiente para darme cuenta de lo especial de esta persona.

La vida nos llevó por caminos distintos y hoy nos encontramos a unos pocos kms de distancia, pero, más cercanas en nuestras formas de vivir y ver la vida.

Es muy emocionante ver el crecimiento de las otras personas. Pensar que en aquel entonces, ambas estábamos muy alejadas de los proyectos o las motivaciones que hoy tenemos, y sin embargo, había algo en nosotras que ya ardía y que se fue consumando en el tiempo.

Marcia buscando plantas para destilar

Marcia es arquitecta pero más que construir edificios, construye vínculos entre las personas y la naturaleza, a través de las plantas y sus aceites esenciales. Como buena observadora de la naturaleza, se dejó llevar por sus ciclos y fue sintiendo cómo aquellos procesos de la naturaleza, se fueron fusionando con los propios.

“Sentí muy fuerte la conexión con los procesos de la naturaleza, con el sembrar, plantar una semilla y vivir la transición de que las cosas no son para ya. Requiere un amor, un cuidado,y siempre te va a maravillar. Lo que plantes nunca da los mismos resultados entonces te despierta curiosidad. Y eso me interesó poder transmitirselo a otros.”

Marcia mostrando aceites esenciales

Essentialquimia se sembró en Italia, con su compañero, Tomasso, el cual guiado por su carácter determinado y curioso, se entusiasmó con el proyecto. Fusionaron sus pasiones y empezaron a destilar las plantas que los rodeaban para extraer su aceite esencial. Marcia, por su parte, venía regando la semilla de la conexión con los aceites, desde hacía tiempo. Cuenta, que una vez en Australia, mientras caminaba por la ciudad después de un duro día laboral, de esos en los que te cuestionas TODO, encontró un lugar de aceites y entró. El bienestar que sintió en ese momento, le sirvió de brújula para marcar su camino.

El proyecto germinó en Córdoba (cuna de las hierbas autóctonas y medicinales). Sin dudarlo, apostaron todos los números a las sierras cordobesas que sabían, les brindarían muchísimo aprendizaje y sabiduría. 

Las plantas producen sus aceites esenciales para adaptarse a su entorno. De la misma manera, entonces, en el ser humano producen un equilibrio físico y emocional.

Marcia buscando plantas

“El verano que pasó hicimos feria y fue mucho vínculo directo con las personas y con las plantas. Ver en vivo y en directo las reacciones de la gente hacia los aceites nos ponía la piel de gallina, 

´Me regalaron un viaje a mi infancia´, una mujer se para en el stand porque sintió algo que la volvió al momento presente y luego nos cuenta ´Yo no siento olores, se me bloqueo en una operación, y ahora estoy sintiendo algo y hace 5 años que no sentía”.

“Encontrar en cada conversación, el vínculo. El aceite esencial es un puente, yo miro a mi alrededor y veo como todo interactúa con el todo y eso me vuelve loca, me hace vibrar. Sembrar, mirar una planta, usar su aceite esencial te abre mucho las percepciones, es un universo.”

La entrevista/charla se fue un poco por las ramas y más que hablar del proyecto en sí, hablamos mucho de qué es esa conexión con la naturaleza que tanto al deslumbra. 

Tomasso, el compañero de Marcia, destilando

“Nuestros cuerpos funcionan como las plantas. Cuando hay algo que está mal, que tiene bichos, hay que entender por qué. Es un desequilibrio. Por ejemplo, en las plantas en general es un desequilibrio de falta de nutrientes (compost) en la tierra entonces la planta está más débil y la atacan las plagas. En el ser humano, es lo mismo, hay algo que nos está desequilibrando y no lo vemos entonces el entorno te afecta más de lo normal. Lo importante es la auto observación para volver a tu esencia.”

Llegando casi al final de la conversación, nos fue imposible no meternos en el terreno coyuntural y hablar del coronavirus y la cuarentena…

“El mundo vegetal te despierta mucho la observación y después lo ves reflejado en nosotros. Todos conectados. Pero estamos muy absortos en nuestra individualidad. Si seguimos tirando de a uno, nos caemos, pero si tiramos todos juntos, podemos hacer algo.

Estaría bueno ahora que valoramos la naturaleza, trasladarlo a nuestra vida, habilitar más lugares de contacto con lo verde.

Es casi urgente que nos hagamos cargo cada con de lo que pueda.”

Hoy la cuarentena y el invierno mantienen el proyecto con ritmo más lento. Pero Mar rescata que es un buen momento para mirar y mirarnos: “Mirar la naturaleza. Está todo ahí. Nosotros tenemos que re aprender a cómo volvernos parte de ese círculo del ecosistema,  no mirarnos como superiores, sino que volver a recordar que somos parte y ver cuál es nuestro papel en ese círculo.”

Marica y Tomasso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s