ECO data

Economía Circular: ¿Qué es y por qué es necesaria una transición?

La economía circular es un concepto económico que se interrelaciona con la sostenibilidad, y cuyo objetivo es que el valor de los productos, los materiales y los recursos (agua, energía,…) se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, y que se reduzca al mínimo la generación de residuos.

Se trata de implementar una nueva economía, circular -no lineal-, basada en el principio de «cerrar el ciclo de vida» de los productos, los servicios, los residuos, los materiales, el agua y la energía.

La economía circular es la intersección de los aspectos ambientales, económicos y sociales.

El sistema lineal de nuestra economía (extracción, fabricación, utilización y eliminación) ha alcanzado sus límites. Se empieza a vislumbrar, en efecto, el agotamiento de una serie de recursos naturales y de los combustibles fósiles. Por lo tanto, la economía circular propone un nuevo modelo de sociedad que utiliza y optimiza los stocks y los flujos de materiales, energía y residuos y su objetivo es la eficiencia del uso de los recursos.

 En el siglo XX, excavamos, cortamos, perforamos o cosechamos 34 veces más materiales de construcción, 27 veces más minerales, 12 veces más combustibles fósiles y 3,6 veces más biomasa que en los años anteriores.

En los últimos tiempos hemos estado escuchando mucho la necesidad de movernos hacia una economía circular como modelo para reducir los desperdicios, explotar más racionalmente los recursos y cuidar nuestro medio ambiente.

Según un informe de ONU Medio Ambiente, en el que han participado un grupo de científicos independientes, una economía circular podría reducir entre un 80 y un 99% los desechos industriales en algunos sectores y entre un 79 y un 99% de sus emisiones.

Pero ¿qué es la economía circular? Adriana Zacarías, la coordinadora regional de Eficiencia de Recursos para América Latina y el Caribe de ONU Medio Ambiente, lo explica a continuación en diálogo con Noticias ONU:

“Básicamente, sería decir que tenemos que inspirarnos en la naturaleza en donde no existe el concepto de desperdicio. Todo lo que la naturaleza genera es un insumo o alimento para otro organismo. Pensemos en el bosque, las hojas de un árbol se convierten en abono para la tierra; un animal muerto, llega otro y lo come. Todo es un flujo cerrado en lo que todo fluye”. 

Zacarías añade: “Lo que la economía circular nos dice es que es necesario cambiar la forma en la que actualmente producimos y consumimos, que está basada en una economía lineal de extracción-producción-consumo-desperdicio. Lo que queremos es pasar a una economía circular en la que tenemos que cerrar los ciclos de producción y mantener un flujo constante de recursos naturales”.

En la práctica, la economía circular se consigue mediante la reparación, el reciclaje, la reutilización y la refabricación de los productos, algo no tan nuevo como parece, ya que Zacarías recuerda cuando existían las botellas retornables y, cuando se había consumido el producto que contenían, se devolvían a las tiendas a cambio de un reembolso.

Fuentes: https://economiacircular.org/, https://news.un.org/es/interview/2018/12/1447801

ECO data

¿Sabías que en Argentina se está por firmar un Acuerdo de producción de carne porcina con China?

Todo empezó el año pasado cuando en China se produjo un brote de la peste porcina africana que obligó al país a matar a los animales para contener el virus. La población de cerdos en China se redujo en 1/3 desde el 2019. 

Es entonces cuando el gigante industrial, decide buscar otras opciones: conectar con países que les hagan de productores (recibiendo una importante suma de dinero como inversión) para lograr llegar al número de cerdos que exige la demanda del país asiático. Para luego, exportarlos a dicho lugar. 

Ahora bien, ¿en qué consiste específicamente el Acuerdo?

Hoy en día en Argentina se producen entre 6 y 7 millones de cerdos al año. El Acuerdo plantea pasar de ese número a 100 millones de cerdos por año.

foto propia tomada durante una manifestación en contra de la firma del Acuerdo. Agosto, 2020

¿Cuál es el problema con esa cifra?

La actividad porcina se caracteriza por su alta producción de carne en un período de tiempo menor al de otras especies. Los cerdos se confinan en establos individuales, permitiendo que a cada cerdo se le asigne una porción de alimento.

¿Y cuál es el problema de esa forma de producción?

Este sistema genera diversos impactos socioambientales, vinculados a la cantidad de desechos, heces y orina que se generan en estos criaderos, emitiendo nitrógeno y fósforo, como también microorganismos patógenos, antibióticos y drogas de uso veterinario. Estos residuos contaminan el aire, el suelo y los acuíferos mediante la infiltración. El sector también utiliza grandes cantidades de agua dulce y emite gases de efecto invernadero. 

Un bello combo.

fuente: google fotos

Hay más:

La producción se vincula con olores nauseabundos que afectan la calidad de vida, y con impactos a la salud de los trabajadores y la población aledaña. El modelo de las granjas industriales porcinas también tiene altos riesgos sanitarios en cuanto a la generación de enfermedades zoonóticas de alta contagiosidad.

Este acuerdo presentará un modelo industrial exportador necesario para generar recursos económicos y fuentes de trabajo – 9.500 nuevos puestos de trabajo). Pero, la misma CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) emitió una declaración que establece que el modelo sacrificaría el desarrollo tanto de Argentina y Latinoamérica, ya que no distribuye riqueza.

¿Cuál es la situación actual?

Frente a esto, surgieron diversas críticas sobre el acuerdo por parte de organizaciones sociales y ambientales, científicos, artistas, referentes y la población en general. Esto tuvo un efecto positivo al lograr aplazar la firma del Memorándum de Entendimiento con el país asiático para este mes. Desde la Cancillería Argentina, informaron la incorporación de un artículo al Memorándum, donde se asegura el respeto de las leyes de protección ambiental, los recursos naturales y la bioseguridad. La modificación generó un pedido chino de revisar las condiciones y retrasar la firma del convenio.

foto propia sacada durante una manifestación en contra dela firma del Acuerdo. Agosto,2020

La FARN (Fundación Ambiente y Recursos Naturales), establece que “el proyecto de Acuerdo con China no contempla estudios previos que permitan medir el riesgo del impacto, establecer una línea de base ambiental, y/o dar participación a la ciudadanía y las comunidades locales. Para peor, existe clara evidencia de la contradicción entre el cuidado del ambiente y la cría de cerdos, especialmente en áreas ambientalmente sensibles, cercanas a cursos de agua.”

¿Qué pasaría si se avanza con el Acuerdo?

En números

769.989 hectáreas de tierra se verían afectadas.

Para poder producir el alimento para estas megafactorías de cerdos, 360.529 hectáreas de Maíz y cerca de 409.460 hectáreas de Soja. Estos son alrededor de 500.000 hectáreas más de las que actualmente se ocupan para el mismo fin. ¿De dónde saldrá esta tierra? Ante la falta de planificación, la respuesta probablemente sea una mayor expansión de la frontera agropecuaria, causando así más deforestación, más presión sobre pastizales, humedales y montes.

400.763.696 litros de agua potable se utilizarían por día

Esto equivale a lo que gastan un poco más de ocho millones de personas para vivir un día (A uso promedio de 50 litros de agua por día según la FAO), esto es casi un 20% del agua total que necesitarían 40 millones de personas. ¿Y de donde saldrá? es agua potable que se suele extraer de ríos, lagos o acuíferos. Sumado al consumo de agua potable se encuentra el impacto que generan estas megafactorías en el tratamiendo de las excretas porcinas, que se vierten y contaminan las napas y otros causes naturales de agua, lo que puede causar enfermedades en poblaciones o afectando la calidad de los suelos, volviendo en muchos casos imposibles otras producciones agrícolas como el cultivo de hortalizas o la apicultura.

761.363 toneladas de gases de efecto invernadero se emitirían

En emisiones de gases como, Dióxido de Carbono (CO2), Óxido Nitroso (N2O) y Metano (CH4), todos gases de efecto invernadero, contribuirán al cambio climático con todos los efectos negativos que esto causa sobre la sociedad. Todas las personas del planeta sufriremos las consecuencias. Además del impacto a nivel global, existe un problema directo y local que sufrirán las comunidades involucradas, que se verán afectadas con enfermedades respiratorias y la aparición de síntomas crónicos resultantes del daño y cicatrización en tejidos del tracto respiratorio.

¿Qué podemos hacer?

Como siempre digo: estar informadxs es la mejor manera de saber cómo actuar.

Hay muchas organizaciones y personas que están difundiendo este tema y te pueden ayudar a mantenerte actualizadx con el estado del Acuerdo y sus posibles implicancias.

Te recomiendo seguir a:

Soledad Barruti, Flavia Broffoni, Somos Miles

Además, te dejo acá una petición en change.org con firmas que se está juntando: https://www.change.org/p/no-las-mega-granjas-chinas-en-argentina-alferdez-juancabandie-ginesggarciamini-lebasterra-felipe-sola-jorgeneme-lamuertenoesnegocio

Fuentes: https://www.bioguia.com/ambiente/entendiendo-el-acuerdo-porcino-entre-argentina-y-china_84374194.html, https://somosmiles.org/modo-pandemia

Recomendados

Autosustentables – Cambio Climático

Hace un tiempo que tengo entre mis páginas destacadas, la mini serie del Canal Encuentro que se llama Austosustentables.

Hoy pude ver el primer capítulo que trata sobre el cambio climático y acá se los quiero recomendar.

¿Cómo afectan nuestras decisiones al entorno natural? ¿Qué podemos hacer para mejorar el medioambiente?

El documentalista Elías Sáez y la antropóloga Violeta Ramírez viajan a distintos lugares de Argentina en busca de soluciones a los problemas ambientales más urgentes. Historias que muestran otra forma de vivir el presente, con la mirada puesta en el futuro de nuestro planeta. El cambio climático, el agua, la agroecología, la salud, la basura como recurso, la transición energética y otros temas”.*

La mini serie trata sobre el tema del cambio climático pasando por sus causas y consecuencias. El hilo conductor de la historia es el desastre climático que devastó Comodoro Rivadavia en el 2017.

Lo interesante del capítulo es cómo presentan el problema y cómo logran ir un paso más mostrando soluciones inspiradoras en todo el país. Tratamiento de residuos, agroecología, construcciones sustentables, son algunos de los ejemplos que se muestran como caminos necesarios para mantener la continuidad de nuestra especie y la de la vida en la Tierra como la conocemos.

Acá les dejo el link para poder acceder a éste y al resto de los capítulos de la mini serie:

Autosustentables – Cambio Climático – Canal Encuentro

Foto propia de un vivero agroecológico en Jujuy, Argentina

La felicidad se obtiene de hacer las cosas que uno debe hacer, en solidaridad, con todos los seres vivos del planeta Tierra.

Remo Vénica, productor agroecológico, Naturaleza Viva

Fuente:*http://encuentro.gob.ar/programas/serie/9698


Reflexiones

10 secretos fáciles para ser más sostenible

“Cómo ser sostenible en casa en 20 puntos básicos”

“Seis gestos fáciles para comenzar a ser más sostenible”

“Sé ecológico en casa: 10 sencillos consejos para una vida sustentable”

Captura de mi pantalla

Seguramente, te sentiste atraído/a por este titular y pensaste que acá ibas a encontrar la receta mágica para vivir una vida más sostenible. O, al menos, algún consejo fácil, sencillo y rápido para incorporar hábitos sostenibles.

Pero no, lamento desilusionarte. Este tipo de titulares es muy común y de hecho tienen un nombre que no recuerdo o no puedo encontrar (si alguno/a lo sabe, le pido que me lo escriba en comentarios). Y es que funcionan, “venden”, nos atrapan. Porque justamente sirven al propósito de la vida que quieren que llevemos. Una vida de comida rápida, de soluciones fáciles y de desconexión con los procesos. Los nuestros y los de la naturaleza (que vendrían a ser lo mismo, a decir verdad).

Hace un tiempo que vengo con ganas de escribir sobre esto y, oh casualidad (o causalidad como me gusta pensar a mi), me topé con este artículo de Mariana Matija, que viene a complementar perfectamente todo lo que acá quiero plantear. Además, recomiendo que sigan su blog porque tiene mucho contenido y de muy buena calidad.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay 

¿Por qué somos fan de buscar respuestas simples a problemas complejos? ¿Qué nos atrae de todo eso? ¿Encontramos un beneficio real a esas respuestas? ¿Realmente podemos adoptar nuevos hábitos con esos consejos al mejor estilo fast-food?

Evidentemente no, porque sino, nadie seguiría escribiendo artículos que digan que para ser más sostenible tenés que consumir menos plástico, andar en bici, comer verdura y reciclar. Hay algo que no estamos captando. Y para mi, tiene que ver con la reducción del problema y la minimización del abordaje. Es decir, no podemos esperar cambiar hábitos que venimos acarreando desde hace años, por otros nuevos que tenemos que aprender y aprehender. Los verdaderos cambios nacen del cuestionamiento genuino. De la curiosidad que nos lleva a replantearnos eso que me hace ruido. 

Y, los cambios son incómodos. No podemos buscar lo simple en el cambio porque no está en la naturaleza del proceso. Los procesos de cambios, son exactamente eso: procesos, y como tales implican incomodarse, salir de la zona de confort, reflexionar, cuestionar, revisar paradigmas viejos, criticar la propia educación, etc. Son complejos, son abrumadores, no son fáciles, y por sobre todas las cosas, son incómodos.

Imagen de Gabriel P en Pixabay 

Muchas veces me pidieron que escriba artículos de este tipo con ideas fáciles para cambiar hábitos. Y siempre me generaron cierta resistencia, y ahora entiendo que tiene que ver con esto. Ojo, no me malinterpreten: no quiero decir que esos pequeños cambios no ayuden. Los cambios por más chicos que sea, si son genuinos y nacen de una conciencia plena, siempre son positivos. Acá critico el modelo de la inmediatez y la simplificación de lo que no puede simplificarse. 

Si lo piensan es como una trampa:

“ Cuando buscamos caminos fáciles para «cambiar el mundo» estamos cayendo exactamente en el mismo tipo de comportamiento que ha generado los problemas ambientales y sociales a los que nos estamos enfrentando.”*

Justamente es esa idea de que necesitamos todo ya, de que alguien más nos alimenta, que alguien más hace nuestra ropa, que alguien más se ocupa de cubrir todo lo que necesitamos para que, tengamos más tiempo “libre” para producir y consumir más de este tipo de productos que nos “facilitan” la vida. 

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay 

Es un círculo vicioso y muy atractivo, por cierto. ¿A quién no le encanta llegar tarde a su casa, abrir el freezer y solamente calentar esa comida pre elaborada que nos salva las papas? No me engaño, soy parte de ese círculo. Pero creo estar en búsqueda de mi propio círculo. Un espiral que tenga en cuenta a la naturaleza, a sus procesos y buscar que todo se integre de manera orgánica. Cuesta mucho, es difícil, es frustrante, es agotador, es desgastante y muchas, muchísimas veces, tengo ganas de tirar la toalla y conformarme con la comodidad. Pero entonces, miro a mi alrededor, veo todo lo que está pasando y veo cómo esos modelos son los que hoy están generando la extinción de especies, las guerras, la destrucción de ecosistemas, la desaparición de los bosques, la contaminación de los mares… Y no quiero eso, no quiero vivir en un mundo en donde no pueda disfrutar de lo que más feliz me hace: lo simple, la naturaleza y el compartir eso con las personas que más quiero.

Entonces, junto fuerzas, me doy unos días de descanso, y vuelvo al ruedo, a las canchas, a jugar el partido difícil pero tremendamente gratificante de vivir una vida más sostenible.

Por eso, como el artículo de Mariana me inspiró a escribir éste, lo termino sumando a sus 3 tips los míos:

Para ser más sostenible recomiendo:

1. Perder el miedo a equivocarse. Aprender del error, entender que es parte del proceso de cambio y de aprendizaje y animarse a cambiar construyendo desde las equivocaciones.

2. Actitud crítica ante todo. No dar nada por sentado, pensar qué pienso sobre cada aspecto de mi vida y cómo vivo y me desenvuelvo en la sociedad.

3. Asumir nuestra complejidad y ser tolerantes con nuestros tiempos. Valorar la tensión que produce el cambio, el ida y vuelta, la iteración. Ser pacientes y entender que los cambios no suceden de un día para otro ni salen de leer un artículo que se titula 10 secretos fáciles para ser más sostenible.

Foto propia del Río Quilpo, Córdoba, Argentina

*cita sacada del artículo de Mariana Matija: Tres tips fáciles para vivir de manera más sostenible


Historias

Vicki Revol – Fundación Ecoinclusión

Leo, re leo, escucho, vuelvo a escuchar y no sé por dónde arrancar…Me gustaría directamente volcar una transcripción literal de la entrevista que le hice a Vicki Revol, de Fundación Ecoinclusión. No hay frase que escape a la inspiración. 

Llegué a Vicki por otros emprendedores inspiradores, los chicos de Borna, que cuando vieron lo que estaba compartiendo me conectaron con Vicki, pensaron en esa sinergia, en esos puntos en común. ¡Y no se equivocaron! Vicki es el perfil que busco cuando quiero contar historias que inspiran. Una persona humilde y tremendamente comprometida. Con una voz dulce pero firme, transmite una convicción que contagia. 

Vicki Revol en plena acción

Ella es la Directora Ejecutiva de Fundación Ecoinclusión, una organización que gestiona proyectos de triple impacto. La Fundación nace en el año 2014 en Alta Gracia, Córdoba, a raíz de ver la cantidad de botellas plásticas tiradas en la calle y la contaminación que generaban, dañando la naturaleza. Ahí se empezó a pensar en un producto que vincule la materia prima y la re inserte en un círculo de valor, una tecnología que tenga visibilidad en espacios públicos, que permita volver a la gente protagonista e intérprete de la realidad.

En Argentina 1,03kg es el promedio de desechos plásticos que un habitante produce por día. Son 12 millones de botellas plásticas, de las cuales se recicla tan solo el 30%.*

Luego de mucha investigación, trabajo e iteración dieron con el producto de los ecoladrillos hechos a partir de pet triturado y usados para construcciones sociales, sumando a la cadena productiva a los recuperadores informales. De esta manera, el producto generaba impacto ambiental y social, convirtiéndose así en un símbolo del triple impacto y de economía circular.

“Trabajar con lo que llamamos basura es un poco revolucionar el status quo, el confort, somos casi hijos de una industria plástica. Eso implica alfabetizar nuestro ego en torno a lo que después le exigimos a la tierra y cambiar nuestros hábitos de conducta diaria y eso no es fácil.”

Los ecoladrillos se destinan a causas sociales que tienen necesidades constructivas, y se traducen en el acceso a nuevos derechos como alimentación, empleo, salud, etc. De esta manera, contribuyen a ver al plástico como un material noble y como un recurso, no como un desecho. 

Ecoladrillo de la Fundación Ecoinclusión

Cuando le pregunto a Vicki qué la inspira o que la llevó hasta donde está ahora, me cuenta que de chica siempre “sentía que sentía distinto”, había en ella una conciencia y una empatía tan grande que la llevaron a meterse en el laburo social desde muy chica. Casi con un aire poético me dice “el barro que me mojó en esos asentamientos, nunca se secó.” Ese barro se convirtió en tierra fértil en la cual Vicki fue plantando sus semillas. 

“Había cosas del mundo que estaban pasando y que me parecían injustas; había algo mío que me decía que si bien yo no soy el otro yo no podía ser sin ese otro. Entonces dije bueno, quiero ofrecerme como puente. Cuando uno se presta se da cuenta de que en realidad los puentes se van tendiendo solos y que las demás personas son cimientos, son estructura y son material. Si uno cae en tierra fértil la semilla va y se sigue multiplicando.

Foto de la Fundación Ecoinclusión

¿Ahora entienden por qué dije que era fuente de inspiración?

La charla siguió así de inspiradora hasta el final, fuimos escalando las ramas de la filosofía idealista que nos interpela y terminamos hablando del presente, de nuestra generación, de los cambios que son necesarios y de los nuevos paradigmas que se vienen.

Comentando sobre los aprendizajes que este camino le viene mostrando, me comparte que para ella venimos de una generación formada en un modelo de competitividad muy fuerte, pero que hoy siente que somos muchos los que pensamos en volver a trazar la línea de cooperación, de fraternidad. Un panorama actual en el que la colaboración toma un rol central y se vuelve la clave para torcer el destino.

“Me gusta pensar que estamos hablando de un patrimonio del bien común. Las personas que tenemos el propósito de crear, estamos pensando en que cuanto más se capitalice el aprendizaje que tenemos más se diversifica. Pasa que es difícil lograrlo, en todas nuestras estructuras, no existe una democratización de la información, romper eso es un gran desafío.”

Si bien trabajando en el ámbito social y desde abajo, los golpes a veces suenan más fuertes y se vuelve más complejo mantener la motivación, Vicki reconoce que esa motivación se recicla y se transforma a través de la red que se va creando entre todas las personas que deciden jugar el mismo partido: el del bien común. Bajar la guardia, pedir ayuda, reconocernos vulnerables, interconectados es lo que nos vuelve protagonistas de la revolución y de los cambios.

“Tenemos que volvernos alfabetos en amor… en propósito, construir un lenguaje que vaya más allá del ego. Y un planeta más sustentable en la todos de los sentidos.”

*Fuente: Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación


Sin categoría

¿Qué tiene que ver lo que comemos con el cambio climático?

“Dietas para un futuro mejor” es el nombre del reporte publicado por EAT, una organización sin fines de lucro con sede en Oslo que busca transformar nuestro sistema alimentario global.

El informe investiga los patrones actuales de consumo de alimentos y la eficacia de las dietas nacionales de los países del G20 en relación con otra: la Dieta de Salud Planetaria (Planetary Health Diet), una referencia global de dieta creada por la organización, para adultos, basada en un 50% en vegetales y frutas; y otro 50% con mayor proporción de granos integrales, proteínas vegetales y aceites vegetales insaturados, y una cantidad modesta de carnes y lácteos, y azúcares añadidos.

Según el reporte, el sistema alimentario contribuye alrededor del 25% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEIs), considerando la agricultura, silvicultura y usos de la tierra. 

Imagen de photosforyou en Pixabay 

La procedencia de esas emisiones: producción ganadera, pérdidas de alimentos, uso de fertilizantes, prácticas agrícolas, deforestación y otros cambios en el suelo. 

Los países del G20 aportan un 66% de esa proporción. 

Los 5 países más emisores en producción alimenticia: China, India, Estados Unidos, Indonesia y Brasil. 

Imagen de marcinjozwiak en Pixabay 

El tipo de comida que se elija, cómo se produce y cuánto se pierde en el proceso son los ejes determinantes para cumplir (o no) con las metas climáticas. 

Fuente: Newsletter Planeta de Tais Gadea Lara

Reflexiones

Más autenticidad, menos estereotipo

Se conoce con el nombre de estereotipo (del griego: [stereós], «sólido», y [typos], «impresión, molde»)​ a la percepción exagerada y con pocos detalles, simplificada, que se tiene sobre una persona o grupo de personas que comparten ciertas características, cualidades y habilidades, que busca «justificar o racionalizar una cierta conducta en relación a determinada categoría social».

​Regularmente los estereotipos son basados en prejuicios que la sociedad establece conforme su ideología de «modelo a seguir» de conducta o características físicas, estos van cambiando conforme el paso del tiempo.

El término se usa a menudo en un sentido negativo, considerándose que los estereotipos son creencias ilógicas que limitan la creatividad y que sólo se pueden cambiar mediante el razonamiento personal sobre ese tema. Los estereotipos son alegatos comunes del pasado. Incluyen una amplia variedad de alegaciones sobre diversos grupos raciales y predicciones de comportamiento basadas en el estatus social o la riqueza. Son esquemas de pensamiento o esquemas lingüísticos pre construidos que comparten los individuos de una misma comunidad social o cultural

Foto propia del suelo del campo en donde trabajé en Australia

¿Les re suena algo de esto? ¿Alguna vez se sintieron “parte de un estereotipo”? ¿Alguna vez juzgaron a alguien basándose en estereotipos?

Yo si. Muchas veces me juzgué por sentir que había ciertas características de mi personalidad que parecían inconexas. Gustos, intereses, que “según la norma, el estereotipo” no debían ir juntas. Ejemplo de esto era ir a misa y disfrutar de mi sexualidad. O, que me guste bailar y jugar al hockey. O, ser muy sociable y disfrutar de mi soledad… 

Que me guste vivir de viaje pero disfrutar también de la estructura o la estabilidad. Ser espontánea a veces y planificadora otras. Ser profunda pero también disfrutar de algunas banalidades. Ser un poco de esto, pero también un poco de aquello…

Todo esto me produjo siempre bastante angustia interior. Muchas veces sentía que “no encajaba” porque siempre había que “encajar”. ¡Que verbo más terrible! En-cajar, meternos en una caja. 

Acá estoy yo, des encajada, de paseo por los bosques australianos

Claro, es que eso es lo que se busca, que todos/as “encajemos”, porque organizados/as en estereotipos somos mucho más fácil de manejar, de modelar, de adoctrinar. Entonces cuando te sentís que empatizas con ideas del grupo A pero también con ideas del grupo B, te quebras. Caes en un vacío existencial que te impide elogiar tu heterogeneidad. 

La diversidad es rica. Y no solamente para el afuera, para los grupos de personas de lo que sea, sino, para adentro. Ser diversos, reconocer nuestras distintas facetas, caras, gustos, intereses, aunque parezcan opuestos, es nuestra mayor riqueza.

Porque en la diversidad encontramos autenticidad. En lo distinto, nos reafirmamos. Requiere mucha conciencia y valentía aceptar y exteriorizar nuestra diversidad, y eso, nos vuelve más auténticos y reales. Aceptar que somos un engranaje, nuestro propio engranaje, que se nutre de distintas raíces y que da distintos frutos, es muy gratificante. Y nos permite darnos cuenta de que somos capaces de crear y de crearnos de mil maneras distintas, dando lugar al cambio y al movimiento. 

Porque en definitiva, todos/as somos diversos/as. Y eso es lo que nos hace únicos e interesantes.

Aceptar nuestra diversidad nos permite también poder verla en los/as otros/as y así juzgar menos y empatizar más.

Foto propia de una bella flor del campo en donde trabajé en Australia

Fuente sobre el significado de estereotipo: https://es.wikipedia.org/wiki/Estereotipo

Recomendados

Aprender de Grandes – Jorge Drexler

Para este viernes les quiero recomendar esta gran charla entre dos grandes sobre aprender de grandes.

Aprender de grandes es un podcast de entrevistas en formato conversación entre Gerry Garbulsky, su creador, y sus invitados. Son charlas largas y cargadas de contenido, en las que seguro en más de una llores y te rías al mismo tiempo. Son profundas y en todas, se aprende algo nuevo.

En este episodio, Gerry conversa con Jorge Drexler. Hablan de muchas cosas, principalmente de qué es lo que Jorge aprendió de la música.

Ilustración de Andres Miguens

Más allá de que rescato la totalidad de la conversación, quiero destacar la última media hora, en donde Jorge, se detiene a profundizar sobre nuestra relación con la naturaleza:

¿qué tenés más importante para legar que un planeta?

Jorge Drexler

Podés acceder a la charla completa en este link

¡Que la disfrutes!

Reflexiones

El tiempo como un espiral

Hace poco menos de 3 años, abrí un instagram para compartir reflexiones personales sobre distintos temas que me habitaban. La apertura de ese espacio coincidió (o más bien, se generó) a partir de un viaje que emprendía por 3 meses en el cual iba a visitar a mi pareja a Australia y después me iba a construir aulas a Mozambique, como cierre de un programa de desarrollo de habilidades que había hecho durante ese año.

En la primera foto estoy con Pelle en Australia; y en la segunda, clavando el techo de la segunda aula en Mozambique

Lo apodé Mundo Espiral. Sinceramente no recuerdo cómo o por qué fue que el concepto del espiral captó mi atención. Lo que sí recuerdo es que siempre me sentí atraída por su significado y, de alguna manera, sentía que representaba mi mundo, y la vida en general. 

Definición de espiral según la RAE:

“curva plana que da indefinidamente vueltas alrededor de un punto, alejándose de él, más en cada una de ellas”

A partir de ese momento, empecé a prestarle más atención a esa idea del espiral y a verla más seguido, representada en la vida en general. En la naturaleza, en las conexiones con las personas, en las ideas propias, etc… 

caracol espiralado capturado en Sitges

El 30 de junio pasado, decidí dejar de escribir en ese espacio para converger en un sólo espacio (éste) que en realidad es el mismo que estaba, ficticiamente, dividido. Diverger, converger, como un resorte, como un espiral. 

“En un sistema cerrado, nada se crea, nada se destruye, todo se transforma”. Antoine de Lavoisie

La decisión de convergencia en un sólo espacio coincidió (o más bien, se generó) por otro hecho, espiralado, que me toca vivir: volver a trabajar al mismo lugar del cual me fui hace 2 años por la decisión de emprender una vida nómade. Vida que el coronavirus (o el Universo) decidió poner en pausa. Una serie de acontecimientos, dieron como resultado mi vuelta, temporal, a Socialab

Cuando tomé la decisión de aceptar el trabajo nuevamente, una de mis compañeras me dijo “no creas que esto es retroceder”. Sus palabras quedaron retumbando en mi, como un eco. Realmente yo no creía eso, pero entonces, ¿por qué me resonaban tanto? Entendí que quizás un poco lo pensaba. Volver, al mismo lugar del cual decidí irme voluntariamente, volver a la ciudad de la cual me fui corriendo, volver… 

¿Y qué hay de malo en volver? 

Imagen de DWilliams en Pixabay 

Charlando de esto con otra amiga, ella me señaló: “existen puntos de referencia en la vida de cada una que por algo son referentes y cada tanto volvemos a esos puntos de referencia que sirven para hacer consciente nuestra evolución, nuestro crecimiento.”

Volví, si, pero no soy la misma, ni el lugar es el mismo, nada es igual. Volver no es sinónimo de retroceso, y los contextos no solamente se definen por su temporalidad sino por muchos otros factores que ni siquiera damos total cuenta. 

Pero entonces, empecé a pensar un paso anterior (o posterior) y pensé en el significado del tiempo, en la forma en que lo concebimos. En general, en la idea del tiempo occidental, vemos una línea: pasado, presente, futuro. Sucesos que preceden otros y así continuamente, siempre avanzando en una línea recta. La educación formal es así: jardín, primaria, secundaria, carrera de grado, pos grado, y para avanzar es necesario ir completando los niveles anteriores.

El progreso es lineal. Vemos como avance lo nuevo, lo que no existía antes pero ahora sí, el avance hacia delante.

Vuelvan a leer estos párrafos y piensen qué imagen se les viene a la cabeza. ¿Escaleras, ascensores, cimas, escaladas? 

Imagen de mohamed Hassan en Pixabay 

Tenemos tan arraigada esa concepción lineal del tiempo que no nos permitimos (o al menos no de manera natural) el pensar el tiempo como una circularidad. Como un espiral. Como un movimiento circular.

“La distinción entre el pasado, presente y futuro no es más que una ilusión. El ayer, el hoy y el mañana no son consecutivos. Están conectados en un círculo sin principio ni final. Todo está conectado”. Dark

Esta frase sacada de la serie Dark, retrata el concepto circular del tiempo en oposición al concepto lineal. A su vez, la serie está basada en el concepto del eterno retorno que retoma (nunca mejor utilizado este verbo) Nietzsche, del estoicismo:

El eterno retorno es una concepción filosófica del tiempo postulada en forma escrita por primera vez en Occidente por el estoicismo, que planteaba una repetición del mundo en donde éste se extinguía para volver a crearse. Bajo esta concepción, el mundo era vuelto a su origen por medio de una conflagración donde todo ardía en fuego. Una vez quemado, se reconstruía para que los mismos actos ocurrieran una vez más en él.

Para la filosofía oriental, la existencia sigue siendo un hecho cíclico, en donde cada acto, cada instante y acontecimiento se repetirán eternamente. En contraposición con la filosofía occidental, en el pensamiento oriental, el eterno retorno llevará a la perfección del universo, pues en cada reinicio se pulirá cada hecho, hasta ser perfecto.

En este mismo sentido, el psicoanálisis hace su aporte, resaltando la importancia de la repetición como posibilidad de re elaboración. Retomando elementos del pasado, para re elaborarlos en el presente y recordarlos en el futuro:

“Recordar repetir re elaborar es hacer presente parte del pasado”

Audio de Loli Imaz, amiga y casi psicóloga, explicando el concepto del psicoanálisis de repetición y re elaboración

Quizás alguno/a de ustedes esté pensando: “¿y qué tiene que ver todo esto con la sostenibilidad?”. Y acá sucede la magia del espiral. Volviendo al inicio de este posteo y pasando por cada una de las breves referencias que hice al respecto, pienso en la naturaleza. El tiempo de la naturaleza no es lineal, es circular. Todo en en el mundo natural (inclusive nuestro propio funcionamiento) se da de manera circular, cíclica, integrando elementos del pasado del presente y del futuro para recrear la vida. Y acá está la clave. 

La sostenibilidad es circular, porque se trata de volvernos uno/a con la naturaleza, partes del ciclo de la vida. Regenerando, re creando, re elaborando, re utilizando, re pensando, RE. 

Todo está conectado, ¿vieron? Y esa también es una característica de la circularidad.

Para terminar, los/as quiero dejar con las palabras de Vandana Shiva que cierran este espiral perfectamente:

“Si analizamos el tiempo en el contexto del planeta…El tiempo también es circular. Esa linealidad de todo tiene que ver con todo ese concepto masculinizado del poder. Definimos el avance del progreso como una línea. Con una mayor explotación del planeta. Pero podemos regenerar nuestro planeta. Podemos devolver a la tierra, siendo parte integral de la tierra. Y desde la perspectiva de la tierra, la tierra nunca se va a quedar sin tiempo. Lo que tenemos que hacer es alinearnos con el planeta Tierra.”

Imagen de John Hain en Pixabay

Fuentes:  https://diccionarioactual.com/espiral/;  eterno retorno , wikipedia; vanda shiva – conferencia


Recomendados

Crisis del Coronavirus: Oportunidad para la economía y para la humanidad

Hoy en la sección de #recomendados les traigo una conversación que tuvo lugar el 17 de abril de 2020, cuando apenas llevábamos 1 mes de cuarentena. Todavía hoy la conversación sigue vigente.

¿Qué sentido le damos a la pandemia del Coronavirus… tanto en lo personal, lo espiritual, como en el nivel organizacional y en el planetario?

Link a la charla en youtube: https://www.youtube.com/watch?v=3HLv5vOQdFY&feature=youtu.be

El encuentro virtual fue organizada por Mayma Latam. Mayma potencia una economía más humana y consciente a través de la formación, conexión y visibilización de emprendedores de latinoamérica.

De la charla participaron:

. Boy Olmi; Actor, Director de Cine, Activista Ambiental. 

. Margarita Carlés; Fundadora Mayma

. Alex Pryor; Co-fundador GuayakíEmpresa B.

Es larga y muy enriquecedora, así que les recomiendo que se preparen algo rico para tomar y la disfruten.