Historias

Anita, Juani y Nanu – ¿Ahora qué?

La magia de la sincronicidad

Según Carl Jung, la sincronicidad, a diferencia del sincronismo (que constituye la mera simultaneidad de dos sucesos), es una coincidencia temporal de dos o más sucesos relacionados entre sí de una manera no causal, cuyo contenido significativo sea igual o similar.

Jung llegó a la conclusión de que hay una íntima conexión entre el individuo y su entorno, que en determinados momentos ejerce una atracción que acaba creando circunstancias coincidentes, teniendo un valor específico para las personas que la viven, un significado simbólico o siendo una manifestación externa del inconsciente colectivo.

Fuente: google fotos. Representación de la sincronicidad

El 3 es un número que muchas veces, y según distintas ramas esotéricas y de conocimiento, es considerado como sagrado o mágico. Se le atribuye componentes de armonía y perfección. El 3 se encuentra muy presente en nuestra vida, manifestándose de diversas formas (en religión, en matemática, en nuestra forma de entender el tiempo, en nuestra concepción mente, cuerpo, espíritu, etc)…

Trisquel, símbolo celta. Según la cultura celta, el triskelion representa la evolución y el crecimiento, el equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu. Manifiesta el principio y el fin, la eterna evolución y el aprendizaje perpetuo. Fuentes: wikipedia y google fotos

Nanu estudia Ciencias de la Atmósfera y es de Necochea; Juani es economista y es de La Plata y; Anita, estudia biología y es de Pilar. ¿Cómo se conectan estas 3 personas? Por la magia de la sincronicidad.

Lxs 3 venían transitando cuestionamientos y replanteos personales respecto de sus carreras profesionales y de cómo transformar esos conocimientos en herramientas para arreglar este mundo roto que tanto les preocupa.

Era verano, y se avecinaba una noche clara sobre el mar de Neco. Un grupo de amantes de la naturaleza decide celebrar el calor con un fogón a la luz de la luna (que ese día, se mostraba más naranja que otras veces). El fuego encendió lo que hoy presentan como ¿Ahora qué?. Fue impulsadxs por el poder de las llamas y el llamativo color del cielo lo que inició una conversación que terminó en una carpeta de drive llena de ideas, links, nombres y títulos. Es que la magia ocurre siempre en la naturaleza, ¿lo notaron?

Foto propia

Los intereses en común de Juani y Nanu y sus pulsiones de cambio, dieron lugar a la creación de un dúo que más tarde se amplió a trío, para co crear ¿Ahora qué? y mediar con ciencia. 

Anita, por su parte, estaba realizando un voluntariado en Uruguay cuando recibe algunos mensajes aleatorios de personas que escucharon sobre este proyecto que se gestaba y que les parecía que ella tenía que participar. Le sorprendió la difusa conexión que la unía con Juani, y decidió alimentar esa curiosidad, concretando una reunión a las 10 de la mañana de un sábado, ya de regreso en Buenos Aires. A Juani, en un mismo día, le llegaron dos mensajes de personas que no se conocían, con la imperativa de que tenía que conocer a Anita. ¿Magia?

Así fue como una charla que arrancó sin mucha expectativa, terminó en 5 horas seguidas de pura pasión y sincronicidad.

No quedaban dudas. Este trío mágico a algún lado tenía que llegar. 

¿Ahora qué? es un espacio para formarse y debatir sobre la realidad para poder transformarla. Entre tanta marea de información, fake news y noticias partidas, este medio llega para organizar esos datos y asegurar una calidad de información necesaria para instalar un debate enriquecedor y propositivo respecto del futuro de nuestro planeta. Hace poco más de 2 meses que arrancaron y su entusiasmo si se deja ver:

“Por ahora somos un medio, mediamos con ciencia. Por ahora estamos fieles a eso y en principio queremos generar una comunidad que sea crítica de la info que consume para que pueda actuar para en última instancia mitigar los efectos del cambio climático. Tenemos ganas de llegarle a la gente para generar un cambio, que se hagan la pregunta: ¿ahora qué?” (Anita)

“Con el objetivo de que con toda la info que hay, ordenarlo, dárselo a la gente y que la gente se forme no solamente se informe. Para eso es necesario la reflexión. Estamos buscando acercar un poco la ciencia a la sociedad y la sociedad a la ciencia.” (Nanu)

“¿Ahora qué?, el nombre resume muy bien lo que representa porque es ser consciente de toda la crisis ambiental, de lo profunda de las raíces, de la urgencia que tenemos para hacer algo y sé que yo solo no la puedo cambiar. ¿Ahora qué hago con esto que sé?” (Juani)

Las entrevistas las realicé por separado y, no me asombré, al darme cuenta de lo conectadas que estaban sus respuestas.

Como comunicadora, apenas me crucé con el perfil de ¿Ahora qué? supe que algo bueno tenía. Creo firmemente en la responsabilidad que conlleva comunicar y en la importancia de hacerlo conscientemente. Por eso, me parecen fundamentales la creación de espacios seguros en donde podamos acudir a nutrirnos, formarnos e informarnos, para poder hacer mejores elecciones.

Sin duda, la página web, sus discursos y los conocimientos con los que cuentan, dejan ver la seriedad de este proyecto y la veracidad de lo que comparten. Entienden a la ciencia como elemento clave para mitigar el cambio climático, pero también entienden que la ciencia alejada de las personas, no funciona. Por eso, dedican muchísimas horas a leer e interpretar artículos académicos y de investigación para poder traducirlos en lenguaje amigable para el resto de lxs mortales. Y así, lograr interpelar a la comunidad con la pregunta de ¿ahora qué?

Cuando se está conectadx con lo que arde internamente y la magia te atrae hacia personas que están ardiendo igual, sucede la SINCRONICIDAD.

Foto propia de otro fogón mágico en Seal Rocks, Australia

Fuentes: https://es.wikipedia.org/wiki/Sincronicidad;https://lamenteesmaravillosa.com/no-existe-la-casualidad-existe-la-sincronicidad/


Historias

Lula Gil – Water Journey

Foto de China Carracedo

“SOMOS PARTE DE UNA GENERACIÓN QUE VIENE A CUESTIONAR”

A Lula la conocí en Purmamarca en el 2017, en un encuentro muy particular que se da todos los años en el mismo lugar. Era una cara nueva. Llegaba a Purma llena de ilusiones, descubriendo un mundo nuevo que se iba a convertir en su propósito de vida. Desde entonces, recorre un camino que va moldeando a medida que avanza. 

La sustentabilidad llegó a su vida de la mano del deporte en el agua. A través del stand up paddle y del longboard, Lula descubrió cómo lidiar con sus sentimientos y encontró un espacio para canalizar una gran crisis personal, de la cual creía no poder salir. Sin embargo, su empuje y pasión la llevaron a relacionarse de manera íntima con el agua, y de esa forma, con el medioambiente. Fue ahí cuando empezó a cuestionar el plástico, la contaminación y la generación de residuos. Nadaba entre basura. Algo no estaba bien. 

Foto de China Carracedo

De esos cuestionamientos y de su energía positiva, surge el proyecto Water Journey, como un lienzo en donde su creatividad se expande. Al principio, eran fotos que compartía de sus días en el agua. Hoy, es una de las referentes en temas de sustentabilidad y manejo del plástico teñido de creatividad y pro activismo. Es parte de una gran comunidad de activadores, que impulsan desde sus experiencias personales, la misma causa: cuidar el medioambiente. Causa, que dice, la conecta con algo superior, trascendental.

Antes del agua, Lula llevaba una vida convencional, trabajando de arquitecta y soñando con algún día construir su propia casa y trascender en hijos con su pareja. Pero ese no era el plan que el universo tenía destinado para ella. El camino fue un proceso largo, al cual Lula se entregó de lleno para dejarse interpelar por el llamado para formar parte de algo más grande. Una comunidad que viene a hacer las cosas diferentes. Que pregunta: “¿che, qué hicieron?”, pero que no se queda en la queja, sino que actúa. “Hagámoslo de otra forma, tenemos todo para hacerlo, podemos.” 

Hoy Lula se percibe como una “arquitecta de la vida”. Para ella, la sustentabilidad crea comunidad en una generación con ganas de potenciarse como seres humanos.

Foto de China Carracedo

Historias

Maxi Mazzocco – Eco House

Maxi en uno de los basurales a cielo abierto de la costa argentina

¿Puede el mal inspirar el bien?

Máximo Mazzocco es fundador de Ecohouse y co fundador de la Alianza por el Clima. Eco House es una Asociación Civil sin fines de lucro cuyo objetivo principal es promocionar el desarrollo sostenible a través de la educación, el voluntariado, la incidencia y la certificación ambiental. La Alianza por el clima es una coalición de jóvenes, movimientos y organizaciones socioambientales que luchan por la crisis climática. 

Maxi es apasionado, provocador y desafiante. De sus apariciones públicas en notas de prensa, resalta su denuncia hacia el conformismo y la comodidad. Para Maxi, es peor saber y no hacer nada, que mantenerse ignorante. 

La historia de cómo arrancó con la ONG que hoy convoca a miles de voluntarios y maneja 14 departamentos distintos que realizan diferentes actividades, es elocuente y demostrativa del espíritu que hoy define a Ecohouse. En la desesperación de verse inmerso en los problemas de la sociedad, decidió buscar el que más relevancia tenía. Así, descubrió que el ambiente es el más grave de todos. “Porque sin el ambiente no hay ni problemas económicos ni problemas sociales, el ambiente engloba todos los problemas.” Con el horizonte claro y el foco definido, Maxi salió a la calle a concientizar acerca de la basura. En 8 meses, visitó más de 400 familias para explicarles cómo realizar la separación de residuos en origen. Él sólo. Recordando sus inicios, y entre risas, me cuenta la historia de cuando tocó el portero eléctrico de un edificio y una señora lo invitó a subir. Las ganas de cambiar, de aprender y mejorar, derribaron los mitos de la inseguridad y le abrieron la puerta a la confianza, a Maxi, y a sus ganas de concientizar.

fundación EcoHouse

Su seguridad y franqueza dejan ver un espíritu crítico pero optimista. A la pregunta de cómo ve el futuro, responde: “vamos a salir adelante y vamos a poder re encontrarnos y construir una sociedad sostenible, más allá de todo lo que se perdió. Podemos. Tenemos que laburar fuerte pero podemos.”

Me gusta preguntar por la motivación detrás de cada buena iniciativa. En el caso de Maxi, su motivación principal es que las cosas estén mal. Para él, el mal inspira el bien.

Maxi Mazzocco