Recomendados

Autosustentables – Cambio Climático

Hace un tiempo que tengo entre mis páginas destacadas, la mini serie del Canal Encuentro que se llama Austosustentables.

Hoy pude ver el primer capítulo que trata sobre el cambio climático y acá se los quiero recomendar.

¿Cómo afectan nuestras decisiones al entorno natural? ¿Qué podemos hacer para mejorar el medioambiente?

El documentalista Elías Sáez y la antropóloga Violeta Ramírez viajan a distintos lugares de Argentina en busca de soluciones a los problemas ambientales más urgentes. Historias que muestran otra forma de vivir el presente, con la mirada puesta en el futuro de nuestro planeta. El cambio climático, el agua, la agroecología, la salud, la basura como recurso, la transición energética y otros temas”.*

La mini serie trata sobre el tema del cambio climático pasando por sus causas y consecuencias. El hilo conductor de la historia es el desastre climático que devastó Comodoro Rivadavia en el 2017.

Lo interesante del capítulo es cómo presentan el problema y cómo logran ir un paso más mostrando soluciones inspiradoras en todo el país. Tratamiento de residuos, agroecología, construcciones sustentables, son algunos de los ejemplos que se muestran como caminos necesarios para mantener la continuidad de nuestra especie y la de la vida en la Tierra como la conocemos.

Acá les dejo el link para poder acceder a éste y al resto de los capítulos de la mini serie:

Autosustentables – Cambio Climático – Canal Encuentro

Foto propia de un vivero agroecológico en Jujuy, Argentina

La felicidad se obtiene de hacer las cosas que uno debe hacer, en solidaridad, con todos los seres vivos del planeta Tierra.

Remo Vénica, productor agroecológico, Naturaleza Viva

Fuente:*http://encuentro.gob.ar/programas/serie/9698


Reflexiones

El tiempo como un espiral

Hace poco menos de 3 años, abrí un instagram para compartir reflexiones personales sobre distintos temas que me habitaban. La apertura de ese espacio coincidió (o más bien, se generó) a partir de un viaje que emprendía por 3 meses en el cual iba a visitar a mi pareja a Australia y después me iba a construir aulas a Mozambique, como cierre de un programa de desarrollo de habilidades que había hecho durante ese año.

En la primera foto estoy con Pelle en Australia; y en la segunda, clavando el techo de la segunda aula en Mozambique

Lo apodé Mundo Espiral. Sinceramente no recuerdo cómo o por qué fue que el concepto del espiral captó mi atención. Lo que sí recuerdo es que siempre me sentí atraída por su significado y, de alguna manera, sentía que representaba mi mundo, y la vida en general. 

Definición de espiral según la RAE:

“curva plana que da indefinidamente vueltas alrededor de un punto, alejándose de él, más en cada una de ellas”

A partir de ese momento, empecé a prestarle más atención a esa idea del espiral y a verla más seguido, representada en la vida en general. En la naturaleza, en las conexiones con las personas, en las ideas propias, etc… 

caracol espiralado capturado en Sitges

El 30 de junio pasado, decidí dejar de escribir en ese espacio para converger en un sólo espacio (éste) que en realidad es el mismo que estaba, ficticiamente, dividido. Diverger, converger, como un resorte, como un espiral. 

“En un sistema cerrado, nada se crea, nada se destruye, todo se transforma”. Antoine de Lavoisie

La decisión de convergencia en un sólo espacio coincidió (o más bien, se generó) por otro hecho, espiralado, que me toca vivir: volver a trabajar al mismo lugar del cual me fui hace 2 años por la decisión de emprender una vida nómade. Vida que el coronavirus (o el Universo) decidió poner en pausa. Una serie de acontecimientos, dieron como resultado mi vuelta, temporal, a Socialab

Cuando tomé la decisión de aceptar el trabajo nuevamente, una de mis compañeras me dijo “no creas que esto es retroceder”. Sus palabras quedaron retumbando en mi, como un eco. Realmente yo no creía eso, pero entonces, ¿por qué me resonaban tanto? Entendí que quizás un poco lo pensaba. Volver, al mismo lugar del cual decidí irme voluntariamente, volver a la ciudad de la cual me fui corriendo, volver… 

¿Y qué hay de malo en volver? 

Imagen de DWilliams en Pixabay 

Charlando de esto con otra amiga, ella me señaló: “existen puntos de referencia en la vida de cada una que por algo son referentes y cada tanto volvemos a esos puntos de referencia que sirven para hacer consciente nuestra evolución, nuestro crecimiento.”

Volví, si, pero no soy la misma, ni el lugar es el mismo, nada es igual. Volver no es sinónimo de retroceso, y los contextos no solamente se definen por su temporalidad sino por muchos otros factores que ni siquiera damos total cuenta. 

Pero entonces, empecé a pensar un paso anterior (o posterior) y pensé en el significado del tiempo, en la forma en que lo concebimos. En general, en la idea del tiempo occidental, vemos una línea: pasado, presente, futuro. Sucesos que preceden otros y así continuamente, siempre avanzando en una línea recta. La educación formal es así: jardín, primaria, secundaria, carrera de grado, pos grado, y para avanzar es necesario ir completando los niveles anteriores.

El progreso es lineal. Vemos como avance lo nuevo, lo que no existía antes pero ahora sí, el avance hacia delante.

Vuelvan a leer estos párrafos y piensen qué imagen se les viene a la cabeza. ¿Escaleras, ascensores, cimas, escaladas? 

Imagen de mohamed Hassan en Pixabay 

Tenemos tan arraigada esa concepción lineal del tiempo que no nos permitimos (o al menos no de manera natural) el pensar el tiempo como una circularidad. Como un espiral. Como un movimiento circular.

“La distinción entre el pasado, presente y futuro no es más que una ilusión. El ayer, el hoy y el mañana no son consecutivos. Están conectados en un círculo sin principio ni final. Todo está conectado”. Dark

Esta frase sacada de la serie Dark, retrata el concepto circular del tiempo en oposición al concepto lineal. A su vez, la serie está basada en el concepto del eterno retorno que retoma (nunca mejor utilizado este verbo) Nietzsche, del estoicismo:

El eterno retorno es una concepción filosófica del tiempo postulada en forma escrita por primera vez en Occidente por el estoicismo, que planteaba una repetición del mundo en donde éste se extinguía para volver a crearse. Bajo esta concepción, el mundo era vuelto a su origen por medio de una conflagración donde todo ardía en fuego. Una vez quemado, se reconstruía para que los mismos actos ocurrieran una vez más en él.

Para la filosofía oriental, la existencia sigue siendo un hecho cíclico, en donde cada acto, cada instante y acontecimiento se repetirán eternamente. En contraposición con la filosofía occidental, en el pensamiento oriental, el eterno retorno llevará a la perfección del universo, pues en cada reinicio se pulirá cada hecho, hasta ser perfecto.

En este mismo sentido, el psicoanálisis hace su aporte, resaltando la importancia de la repetición como posibilidad de re elaboración. Retomando elementos del pasado, para re elaborarlos en el presente y recordarlos en el futuro:

“Recordar repetir re elaborar es hacer presente parte del pasado”

Audio de Loli Imaz, amiga y casi psicóloga, explicando el concepto del psicoanálisis de repetición y re elaboración

Quizás alguno/a de ustedes esté pensando: “¿y qué tiene que ver todo esto con la sostenibilidad?”. Y acá sucede la magia del espiral. Volviendo al inicio de este posteo y pasando por cada una de las breves referencias que hice al respecto, pienso en la naturaleza. El tiempo de la naturaleza no es lineal, es circular. Todo en en el mundo natural (inclusive nuestro propio funcionamiento) se da de manera circular, cíclica, integrando elementos del pasado del presente y del futuro para recrear la vida. Y acá está la clave. 

La sostenibilidad es circular, porque se trata de volvernos uno/a con la naturaleza, partes del ciclo de la vida. Regenerando, re creando, re elaborando, re utilizando, re pensando, RE. 

Todo está conectado, ¿vieron? Y esa también es una característica de la circularidad.

Para terminar, los/as quiero dejar con las palabras de Vandana Shiva que cierran este espiral perfectamente:

“Si analizamos el tiempo en el contexto del planeta…El tiempo también es circular. Esa linealidad de todo tiene que ver con todo ese concepto masculinizado del poder. Definimos el avance del progreso como una línea. Con una mayor explotación del planeta. Pero podemos regenerar nuestro planeta. Podemos devolver a la tierra, siendo parte integral de la tierra. Y desde la perspectiva de la tierra, la tierra nunca se va a quedar sin tiempo. Lo que tenemos que hacer es alinearnos con el planeta Tierra.”

Imagen de John Hain en Pixabay

Fuentes:  https://diccionarioactual.com/espiral/;  eterno retorno , wikipedia; vanda shiva – conferencia


ECO data

Día Mundial del Ambiente

Foto propia sacada en mi viaje de miel en Bariloche

Desde 1974, cada 5 de junio se celebra el Día Mundial del Ambiente para emprender actividades de concientización y acción a nivel mundial

La fecha fue elegida en conmemoración del inicio de la primera gran conferencia vinculada a ambiente -la Conferencia de Estocolmo-, un 5 de junio de 1972. Y dio lugar a la creación del Programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente (PNUMA)

El tema de este año: #Biodiversidad

Es la base que sustenta toda la vida en la tierra y bajo el agua. Abarca 8 millones de especies en el planeta, desde plantas y animales hasta hongos y bacterias, y los ecosistemas que los albergan

Cualquier modificación puede alterar todo el sistema

El lema para este 2020. #Lahoradelanaturaleza

Foto propia de unos camellos que aparecieron en un paseo por Australia

Ver video de la Hora de la Naturaleza

Desde la variedad de alimentos que comemos hasta el aire que respiramos, todo existe gracias a la naturaleza. A pesar de eso, impulsamos la pérdida de la biodiversidad a través de los cambios en el uso del suelo, como la deforestación; la sobreexplotación de plantas y animales; el cambio climático; la contaminación; y la introducción de especies invasoras. 

Por eso, esta fecha convoca a trabajar en y con la naturaleza. 

El Día Mundial del Ambiente… en plena pandemia. Naciones Unidas asegura que la aparición del coronavirus ha evidenciado que, cuando destruimos la biodiversidad, destruimos el sistema que sustenta la vida humana. Cuando presionamos los ecosistemas, los estresamos, nos aproximamos a la vida silvestre de la peor manera y nos ubicamos como un posible huésped de los virus que albergan en ella.

La invitación es a tomar conciencia, a reaccionar, a levantar nuestras voces, y a reconstruir mejor, por las personas y el planeta. 

Foto propia en el Río Quilpo, Córdoba

Hoy, vivimos un momento excepcional en el que la naturaleza nos envía un mensaje.

Para cuidar de nosotros mismos, primero debemos cuidar de ella. 

Llegó la hora de reaccionar. De darnos cuenta. De levantar nuestras voces.

Llegó la hora de reconstruir mejor, por las personas y el planeta.

Este Día Mundial del Medio Ambiente, llegó la Hora de la Naturaleza.

Fuentes: Newsletter PLANETA de Tais Gadea LaraWeb oficial del Día del Ambiente

Foto propia en Villa Traful, Sur Argentino

Historias

Iane Vukosich

Iane en el río del Delta en su casa, Argentina

Del sur, nacida en Ushuaia y criada con mucha conciencia ecológica, Iane Vukosich hoy vive sin sacar la basura en una casa que construyó junto a su pareja, Tatán,en una isla del Delta.

Iane se mudó a la gran ciudad para estudiar arquitectura. Cuando tenía 21 años y varios años de estudio, su mamá le preguntó qué tenía pensado hacer cuando terminase la facultad. A lo que ella, sin saber por qué, respondió: “me voy ir a vivir al Delta.” Hoy se ríe pensando en esa anécdota y en los maravillosos mensajes del Universo. Meses más tarde conoce a su pareja… un oriundo de Tigre, criado en las islas del Delta. Era evidente que algo mágico entre ellos iba a suceder.

La magia de esa relación vio sus frutos cuando decidieron comprar un terreno en el Delta y construir una cabaña. Cabaña que en ese entonces pensaban destinar a alquileres y hoy es el hogar que los cobija. 

“La construcción empezó unos días antes de que nazca Maia, nuestra hija mayor. Al año y 2 meses de ella fuimos a pasar un día del padre…y no volvimos nunca más a la ciudad. Fue un impulso muy fuerte de los dos de que ya no perteneciamos al cemento.”

La casa de Iane

Me cuenta que el primer año fue muy duro. Se mudaron casi sin pertenencias y la cabaña estaba a medio terminar. Lavar los platos en el río y cocinar con un pequeño anafe, era cosa de todos los días. Sin mencionar que Maia tenía apenas poco más de 1 año y Milo, su segundo hijo, venía en camino. Para su familia y amigos fue una locura. Pero ellos sintieron que estaban haciendo lo que realmente los hacía feliz, a pesar de las adversidades.

El nacimiento de Milo trajo paz y calma a sus días, y la seguridad de sentir que estaban, donde tenían que estar.

“Nuestro sueño es ser autosustentables. Soñamos con no tener que necesitar comprar más nada.” Este horizonte que parece sueño pero que cada vez es más cercano, forma parte del espíritu familiar que día a día trabajan en conjunto para alcanzar.

Iane con sus hijxs

El sistema de recolección de residuos en donde ellos viven es muy precario. Si a esto le sumamos la pristinidad del ambiente, obtenemos como resultado una familia que decide hacerse cargo de todo lo que ingresa en su casa.

No tiran basura.

Hacen compost, reciclan, reutilizan y llenan botellas de amor (actividad favorita de los más chicos). “Nada se pierde, todo se transforma.”

La charla se fue un poco por las ramas y la terminamos hablando de todo…Compartiendo nuestras dudas, inquietudes y necesidades. Yo también creo en la magia del Universo, y siento que la charla con Iane ese día, fue un mensaje cósmico. Ambas nos sentíamos un poco desorientadas, y logramos darnos pilas mutuamente. Re descubriendo, en el intercambio de ideas, la red que nos contiene. La fuerza vibracional de los que estamos en este camino, dándolo todo por amor, sin esperar nada a cambio, más que, el cambio hacia un mundo mejor.

La familia completa

Historias

Alexia – Met Textiles

Alexia en su showroom

Estudió diseño de indumentaria pero se reconoce más como una artesana que otra cosa. Curiosa, autodidacta, hacedora. Pero sobre todo, lo que se deja ver en Alexia a medida que las respuestas avanzan, es su amor por lo artesanal y su perseverancia por encarar proyectos que realmente la llenan y le dan plenitud.

“El hacer, es algo que me viene dado de familia. Hay algo ahí. Dejas una parte tuya en eso que haces. Como una entrega de amor.”

Al terminar la facultad y darse cuenta de la industria que la rodeaba, decidió no formar parte, cosa que la llevó a atravesar una crisis vocacional. Aprovechando el impulso del fin de estudio y sabiendo que tenía algunas cosas que resolver en silencio, emprendió un viaje de unos cuantos meses que le permitió ver las cosas con mayor claridad.

“Los tintes naturales llegaron de buscar opciones y alternativas.”

telas teñidas con tintes naturales

Ya con la seguridad de que no quería entregarse a ser parte de la segunda industria más contaminante del planeta, que engendra además trabajo esclavo y cadenas de valor poco transparentes, Ale decidió poner sus manos al servicio de lo natural, de lo que viene de la naturaleza.

Así fue como empezó con cursos de teñido natural y se enamoró completamente. 

Emprendedora serial, tuvo varios proyectos hasta llegar a MET Textiles (emprendimiento que hoy lidera con mucho amor y plenitud). 

Me cuenta, además, que en lo artesanal hay una magia de lo particular, de lo único (cosa que no se da en la industria de la moda en serie en donde todos producen lo mismo y todos se visten igual).

“En la técnica de los tintes, te resultan piezas únicas por el laburo artesanal y natural. Varía según muchas condiciones. Cuando por ejemplo, hago un teñido con cáscara de cebolla va a depender de la época en la que fue cosechada, del momento en el que la uso, cuánto sol le dio a la planta, dónde fue cultivada, y lo mismo con las hojas. Tienen esa magia detrás que es hermosa.”

Quién iba a decir que la cantidad de sol que recibió una cebolla iba a influir en el producto final de una prenda. 

“La naturaleza nos enseña que ahí está la respuesta a todo.”

Promediando la entrevista le pido un mensaje final o algo para remarcar y me vuelve a mencionar la importancia de seguir el camino que cada uno cree que es el mejor. De escucharse, de confiar en uno.

“Es la constante búsqueda de hacer lo que quiero lo que me gusta de verdad y lo que me da felicidad. Creo que todos podemos hacerlo, es tener las ganas la energía y la perseverancia, seguir probando.”

met textiles

Reflexiones

El sueño de cuando volvamos

Foto propia después de hacer plogging en una playa de Australia

¿Vieron cuando recién acaban de terminar de limpiar el baño y no quieren ni lavarse las manos para no ensuciarlo? Como esperando que se mantenga impoluto por siempre. O,cuando tenemos toda la ropa prolijamente ordenada y elegimos la primer remera de la pila para no desordenar, aunque no combine con el pantalón…

Así siento que vamos a salir cuando termine todo esto. No queriendo casi pisar el pasto por miedo a dañarlo. Metiéndonos al mar cuidadosamente para no atropellar ningún pez. Andando descalzos para no ensuciar las calles. Yendo sigilosos para no espantar a los pájaros. Pidiendo permiso al entrar a cada parque, cada playa, cada pedacito de naturaleza. Porque va a estar todo puro, pulcro, embellecido, resplandeciente…

Foto propia después de hacer plogging en una playa de Australia

Entonces me acuerdo de esta playa, a la cual extraño y deseo. Y recuerdo estas fotos que saqué luego de una tormenta fuerte que dejó en evidencia nuestras malas costumbres. Cargando la orilla de nuestra ignorancia e irresponsabilidad. Tiñendo la arena de nuestros hábitos poco o nada sustentables. Dejando al descubierto nuestra más horrible huella: no tener en cuenta a la naturaleza.

Anhelo que estas imágenes sean cada vez menos frecuentes. Que esta crisis nos regale la magia del despertar, y de volver a sentirnos parte de la naturaleza, teniéndola en cuenta a cada paso que volvamos a dar.

Las crisis son oportunidades. Lejos de menospreciar lo que está pasando a nivel social, y teniendo en cuenta todas las pérdidas y las consecuencias negativas que este virus nos va a dejar, apunto a rescatar lo que puede traernos de bueno y lo que nos venga a enseñar.

Foto propia después de hacer plogging en una playa de Australia